Secretaría de Salud

Los y las socialistas creemos y afirmamos que la salud es uno de los pilares básicos de nuestro Estado del Bienestar. Precisamente por este motivo, el socialismo, de la mano de Ernest Lluch, elaboró en 1987, en un contexto político y social muy complicado, una Ley General de Salud que ha reconocido y amparado este derecho plenamente para todas las personas durante casi 30 años.

Desgraciadamente, esta universalidad ha sido rota por la derecha desde el momento en que ha llegado al poder dejando, por un lado, a una buena parte de la población fuera del sistema y por otro, aplicando recortes presupuestarios con la excusa sistemática de la crisis económica, introduciendo criterios exclusivamente mercantiles y economicistas, provocando grandes desigualdades en el acceso y la calidad - así como entre los diferentes territorios-, consolidando un modelo hospitalcentrista y dedicando los mínimos recursos económicos a la asistencia primaria y la prevención.

Nosotros seguimos pensando y defendiendo que tan sólo un servicio público y universal de salud, sostenido a través de la solidaridad de todos mediante unos impuestos justos y equitativos, puede garantizar la igualdad y la equidad en el acceso a este derecho básico, así como el sostenimiento del sistema, su calidad y los recursos necesarios para la investigación clínica y la formación de profesionales a todos los niveles.

Los y las socialistas queremos dotar de más recursos al sistema, ahora muy menguado, para garantizar el acceso a toda la ciudadanía con tiempos de espera aceptables, su sostenibilidad y su calidad. Queremos un sistema de salud público los profesionales del cual se sientan orgullosos de pertenecer, dotándolo de los recursos necesarios para facilitar su trabajo, tanto clínico como de investigación, así como de una formación de gran calidad.

Desde la Secretaría creemos también que hay que reformular algunos aspectos del contrato social, reforzando especialmente un nuevo modelo de valores que radiquen en la corresponsabilidad de la ciudadanía hacia la salud en varios ámbitos: en el del cuidado de las personas por su propia salud, en el de la vigilancia del entorno y de las condiciones de vida, y en el de la necesaria solidaridad intergeneracional para garantizar la sostenibilidad del sistema a largo plazo.

En este nuevo pacto social será básico también reforzar aspectos éticos como el no ensañamiento terapéutico o las curas paliativas, e incluir de nuevos, como la regulación de la muerte digna.

Desde la secretaría de Salud del PSC queremos hacer un llamamiento a la ciudadanía, en virtud de esta corresponsabilidad: la defensa de la salud como derecho básico y elemental es un patrimonio de todos y todas y no, ni únicamente, de los partidos políticos. Desde el PSC estamos abiertos a recibir toda la información, todas las ideas y todos los agravios que se nos quieran hacer llegar para poderlos canalizar a través de nuestra acción política.

Web de Salud