Investigación en salud

Cataluña es puntera en investigación biomédica. El reto es hacer viable esta investigación en nuestro país haciendo compatible su sostenibilidad con el retorno social y el crecimiento económico. Solo de esta manera haremos posible una política que es, sin duda, una apuesta de futuro para Cataluña.

Corremos el riesgo, sin embargo, que el resurgir de nuevas tecnologías diagnósticas, de nuevos medicamentos biológicos y de nuevas estrategias asistenciales basadas en la terapia génica impliquen un empeoramiento de los problemas de financiación, que pueden derivar en un acceso desigual a las prestaciones.

Es decir, si desde el sector público no se hace una apuesta decidida por la financiación de la investigación biomédica y se garantiza el acceso de los enfermos a las terapias que posibilita, se pueden generar enormes desigualdades entre aquellos pacientes que pueden acceder porque se lo pueden pagar y los que no pueden hacerlo y, por lo tanto, se vean privados de terapias con resultados muy negativos para su salud. Además, si no se adoptan marcos de financiación adecuados y viables, las terapias con medicamentos biológicos con enormes potenciales se pueden ver comprometidas.

A grandes rasgos, la investigación i la innovación han sufrido un fuerte revés en nuestro país desde el 2010. El Gobierno de CiU ha ido reduciendo drásticamente las partidas presupuestarias en I+D+i hasta situarlas en un 88,8% menos que en los últimos presupuestos del Gobierno de Entesa del 2010, liderado por el presidente José Montilla. Además, no se ha dado continuidad ni el impulso necesario al Pacto Nacional para la Investigación y la Innovación (PNRI), que definía un itinerario de recursos y las líneas maestras de las acciones a llevar a cabo, ni tampoco se ha presionado al Gobierno del Estado para evitar la disminución de recursos en materia de I+D en la sanidad pública.

El acceso a la financiación sigue siendo el principal reto de los centros de investigación biomédica y farmacéutica y, ante la falta de apoyo a la investigación desde las instituciones públicas, la inversión privada se erige como la única capaz de dar continuidad a dos sectores que garantizan la calidad futura de nuestro modelo sanitario.

En estos momentos de profunda crisis económica e incertidumbre es políticamente prioritario desarrollar un proceso para el auténtico valor de la innovación de manera transparente y científica, para asegurar el derecho de los pacientes a acceder a los avances médicos dentro del sistema nacional de salud.

Actualmente, el debate sobre investigación y medicamentos se hace de manera separada y, por lo tanto, descontextualizada. El debate del medicamento se reduce a una visión administrativa a la que hay que añadir una visión de la investigación centralista, extractiva del talento y funcionarial, y que en la práctica la posiciona a ser una de las partidas prioritarias de recorte en los dichos "tiempos de crisis”, en lugar de ser una oportunidad de invertir en futuro.

En este contexto, a la infrafinanciación del sistema sanitario catalán, hay que sumarle las distorsiones en el ámbito de la investigación. Es especialmente punzante que Cataluña, con un alto porcentaje de la industria en su territorio, pinte tan poco en el ámbito regulador y que su posición puntera no sea recompensada en términos de eficiencia. Cataluña no puede estar al margen de la gobernanza del modelo estatal de investigación.
 

NUESTRAS LÍNEAS ROJAS 

  • No podemos permitir que se produzca un acceso desigual a la prestación en el caso de las terapias biológicas y, por lo tanto, debe garantizarse una financiación adecuada.
  • Establecer criterios claros para discernir las nuevas tecnologías y los medicamentos que aportan innovación y los que no lo hacen.
  • La colaboración entre el sector público y el privado es importante en investigación biomédica: prácticamente todos los ensayos clínicos se realizan en centros asistenciales públicos, pero son de financiación privada. Es necesario definir si la colaboración público-privada puede ser admisible en los supuestos en los que su necesidad, procedimiento de selección y evaluación de resultados sean claros y transparentes, y resulten claramente en beneficio del sector público.

NUESTRAS PROPUESTAS

  • Es necesario poner en primera línea política el actual sistema de financiación de la investigación, que a la larga daría más perspectiva de la eficiencia terapéutica y social de los medicamentos.
  • Es necesario eliminar la incertidumbre en el sector para dar un marco estable que favorezca las inversiones y el mecenazgo del sector privado en el ámbito de la investigación biomédica. El reto es la cerca o conexión con el mundo de la empresa y, por tanto, la presencia integrada de parques de investigación.
  • Es imprescindible dotar de un marco global de gobernanza de la investigación biomédica desde una perspectiva federal. 
  • Es necesario optar por la capitalidad de Cataluña con la ubicación en Barcelona de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.
  • Apostar por una perspectiva integral de la investigación, apoyando su desarrollo en ámbitos más allá del biomédico: enfermería, fisioterapia, psicología, terapia ocupacional, etc.
  • Promover la diferenciación de los costes y la financiación de asistencia, salud pública, investigación y docencia.
  • Promover la innovación en el campo de los nuevos medicamentos conjuntamente con un acuerdo para su financiación, que asegure su acceso a los pacientes dentro de la sanidad pública.
  • Establecer un marco de interlocución interdepartamental con la industria biotecnológica, basado en un Plan Estratégico del Sector Industrial Farmacéutico Biotecnológico de Cataluña liderado por el BIOCAT, como agencia de promoción de la biotecnología en Cataluña, para potenciar el auténtico valor de la innovación de manera transparente y científica, y asegurar el derecho de los pacientes a acceder a los avances médicos dentro del sistema nacional de salud.
  • Facilitar el ejercicio de la docencia y la investigación en centros de salud y hospitales de manera que la salud devenga, también, motor de desarrollo económico en Cataluña.
  • Presentar un Plan de Acción y financiación de los nuevos institutos de investigación biomédica (Vall d’Hebron, IDIBELL-BELLVITGE-ICO, Germans Trias i Pujol, IDIBAPS´-CLINIC, Parc de Salut Mar-PRBB, Sant Pau, IDIBGI-TRUETA, Rovira i Virgili, IRB-Lleida) y de los centros CERCA biomédicos, y mantener los grandes hospitales del ICS como referentes en calidad de investigación con el presupuesto necesario.

Ficheros adjuntos: