Atención sanitaria

La ascensión de CiU al Gobierno de Cataluña, con el apoyo de ERC, ha supuesto una mengua sin precedentes de la calidad asistencial en la atención sanitaria. El presupuesto del departamento de Salud se ha reducido un 14% desde el 2010 al 2015 (1.400M€). Es decir, el Gobierno catalán ha priorizado el cumplimiento de los ajustes presupuestarios por encima del usuario de la sanidad pública y sus necesidades, menguando la calidad, la accesibilidad y la equidad del modelo sanitario público en Cataluña.

Hay menos recursos materiales, menos servicios y menos accesibilidad. Los últimos años han aumentado las listas de espera quirúrgicas, las listas para visitas al especialista y también las pruebas diagnósticas. Loa últimos datos publicados en julio del 2014 indican que se han incrementado en un 60% las listas de espera quirúrgicas para los 14 procedimientos en garantía y en más tiempo de resolución muchas exploraciones complementarias. El tiempo medio de espera de pacientes pendientes de intervenir es de 6,78 meses, teniendo más de 28.913 personas esperando hace más de un año. 

Por otro lado, los recortes en infraestructuras sanitarias han colapsado algunos servicios sanitarios. Desde el 2010 vemos con preocupación la reducción de los servicios de urgencias y atención continua en muchos centros catalanes, el cierre de 1.250 camas de hospitalización, la reducción del servicio de ambulancias, la presentación de Expedientes de Regulación de Empleo en hospitales catalanes de referencia, como el Hospital de Sant Pau de Barcelona, y el cierre de plantas hospitalarias.

Pero no solo se malogran recursos y servicios en la sanidad pública catalana, que repercuten directamente en la atención sanitaria hacia los pacientes, sino que en su cruzada por desmantelar todo aquello que es público, la consejería de Salud pretende comercializar con los datos de los pacientes de la sanidad pública vendiéndolos a empresas privadas con una finalidad, en principio, científica. En este sentido, desde el PSC no solo ponemos en duda que se pueda preservar el anonimato de los pacientes, sino también la confidencialidad de una información como esta en favor del interés privado. 

Aunque desde Salud anuncian que el proyecto VISC+ cederá en principio datos sanitarios anónimos solo a los centros de investigación acreditados en Cataluña, con finalidades médicas y de manera gratuita, el consejero Boi Ruiz no solo ha desobedecido el mandato parlamentario que le obligaba a paralizar el proceso, sino que ha encontrado la fisura para que los intereses privados puedan beneficiarse del sistema sanitario público. 

Los y las socialistas catalanes entendemos que los nuevos tiempos ponen sobre la mesa nuevos retos para mantener y desarrollar la universalidad, la equidad y la sostenibilidad del sistema sanitario, y especialmente la recuperación de los derechos de ciudadanía en el ámbito de la salud y la atención sanitaria, siendo el sistema sanitario de titularidad y responsabilidad pública el garante de estos derechos. 
 

NUESTRAS LÍNEAS ROJAS

  • La salud es un derecho de ciudadanía. Defendemos un modelo equitativo que garantice el acceso universal y lo haga en condiciones de igualdad, calidad y eficacia. La protección de la salud es un derecho de ciudadanía, universal y gratuito.
  • La transversalidad de las políticas de la salud. Es necesario incluir la perspectiva de la salud en todas las acciones políticas que se lleven a cabo: impulsamos la salud en todas las políticas.
  • Una atención a la salud más accesible y cercana, integrando todas las líneas asistenciales y facilitando la continuidad de la atención, fortaleciendo la capacidad resolutiva de la atención primaria y adecuando la oferta de atención sanitaria y social a las necesidades de las personas, a través de la integración de servicios. Debemos adecuar la oferta de atención sanitaria y social a las necesidades de las personas, a través de la integración efectiva de los servicios sanitarios y sociales.
  • Un mayor control democrático de la salud, a partir de la definición de tres niveles de participación ciudadana: como ciudadanos/as, como pacientes y como colectivo de afectados.
  • Una tradición de proximidad de los servicios a la ciudadanía, a través de la participación de la sociedad civil y los ayuntamientos, que es necesario preservar.

NUESTRAS PROPUESTAS

  • Reclamar al Gobierno del Estado que recupere el modelo de Sistema Nacional de Salud de atención sanitaria de acceso universal.
  • Aprobar un Plan de Choque de tiempo máximo garantizado para asegurar la calidad y equidad en todos los servicios sanitarios. 
  • Garantizar a la ciudadanía el acceso a toda la información sobre su salud y el Sistema Nacional de Salud, de manera clara y entendedora, a través de un plan para la transparencia y el rendimiento de cuentas. 
  • Promover una atención a la salud más accesible y cercana, integrando todas las líneas asistenciales y facilitando la continuidad de la atención, y adecuar la oferta de atención sanitaria y social a las necesidades de las personas, a través de la integración de servicios y la renovación de la cartera de servicios.
  • Restablecer la Agencia de Salud Pública, como prestadora de los servicios de salud pública, y aprobar una nueva Ley de Salud de Cataluña, para reforzar su carácter universal, garantizar la calidad y equidad  territorial y social en el acceso a los servicios, y garantizar también la máxima transparencia en la gestión.
  • Desplegar el Plan Interdepartamental de Salud Pública en cada uno de los sectores y regiones sanitarias, priorizando la prevención de la malnutrición y de las desigualdades en salud derivadas de la pobreza y la precariedad social.
  • Garantizar la asignación presupuestaria adecuada a cada una de las Áreas Básicas de Salud de Cataluña, para la accesibilidad y resolución equitativa y cualitativa de diagnósticos y tratamientos, así como el ingreso de los pacientes crónicos complejos directamente en los centros sociosanitarios. 
  • Presentar un Plan de urgencias de Cataluña que permita garantizar que el tiempo máximo de respuesta a la urgencia sea de 30 minutos, hecho que comportará reabrir centros de Atención Continua de Primaria cerrados los últimos años. 

Ficheros adjuntos: